miércoles, 29 de mayo de 2013

Gabriel García Márquez - Cien años de soledad

Que puedo decir sobre esta novela que no se halla dicho ya!. Es una novela fabulosa. De lo mejor que leí en mi vida. La leí por primera vez a los dieciocho años y me fascino. Recuerdo que me la prestó Juan Andrés, un compañero de liceo y facultad luego, con quien compartíamos el gusto por la lectura. Hace poco, pasaba por una librería y me encuentro con una edición especial, tapa dura y automáticamente la compre para volver a leerla. Y no me arrepiento ni un poquito. Me sumergí dentro de la novela como la primera vez, navegando por Macondo y conviviendo con los Buendía. No soy el mismo de hace ya más de quince años, pero la fascinación se repitió.

Se trata a estas alturas de un clásico del siglo XX. La novela trata sobre la familia y la soledad, las guerras, la política y la religión, el progreso y sus efectos colaterales, etc. Es una novela casi atemporal, pues la esencia general se repite en todas las épocas. La estirpe de los Buendía pegó fuerte en varias generaciones de lectores ya. Para una buena lectura, se hace imprescindible un árbol genealógico, que la mayoría de las ediciones incluyen.

Si debo elegir un personaje de la novela no será ningún Aureliano ni Arcadio: me quedo con Ursula. Su fortaleza y su longevidad, su capacidad para llevar adelante la familia, su influencia desde su papel de mujer, me deslumbran. Y esa sensación de que el mundo daba vueltas una y otra vez y ella seguía allí, para recomenzar.

Hay un montón de pasajes de la novela que me resultan de especial interés, ya que en la misma se muestran como normales pero son en realidad el toque de magia que la distinguen. Comento algunos, pero seguro que hay muchos más:
  • José Arcadio Buendía y Ursula hacen un viaje de meses para huir del espíritu de un hombre al que el mató por honor. Se establecen y fundan Macondo. Logran su cometido por un buen tiempo, hasta el día en que ocurre la primer muerte en Macondo. El espíritu del hombre muerto los había estado buscando, pero no los encontraba, ya que solo podía hacer averiguaciones entre los muertos, y en Macondo pasaron muchos años antes de la primer muerte.
  • El coronel Aureliano Buendía y su capacidad para prever los acontecimentos.
  • Remedios la Bella, tiene un efecto especial con los hombres, entre atracción y perdición, que termina provocando la muerte de todos aquellos que se van enamorando de ella. Su participación culmina cuando repentinamente comienza a levitar ascendiendo hasta desaparecer. Sin palabras!.
  • Las pestes del insomnio y del olvido. En la desesperación al olvidarse de todo, comienzan a ponerle una etiqueta a todas las cosas, que diga "Mesa", "Silla", etc. Claro, cuando se olvidaron de como leer, esto fue inútil. El gran Melquíades (que murió varias veces) trajo una bebida especial que logra curarlos.
  • A la muerte de José Arcadio, la sangre emana haciendo un camino por las calles hasta llegar a la puerta de la casa de los Buendía, llevando a Ursula la noticia de la muerte de su hijo.
  • Tras el conflicto con la empresa bananera, que culmina con un masivo asesinato, llueve durante cuatro años, once meses y dos días. Por si esto fuera poco, el único sobreviviente a la masacre, José Arcadio Segundo, queda solo y aislado y nadie le creerá nunca que la masacre realmente ocurrió. La versión oficial es otra y los más de cuatro años de lluvia terminan borrando toda historia anterior. En realidad, el único que le creerá será Aureliano Babilonia.
  • Ni que hablar de los pergaminos de Melquíades y su maravillosa interpretación, lograda recién en la sexta generación, por Aureliano Babilonia.
En fin, quién no la leyó, se está perdiendo una novela excepcional. Y quienes ya la leyeron, no tienen ganas de darle otra leída?

Mi calificación es:

2 comentarios:

mientrasleo dijo...

Es un libro fantástico,yo lo he leído un par de veces,la segunda más lenta.
Besos

Santiago Lafon dijo...

La verdad si es fantástico.
Los buenos libros hay que releerlos, porque se disfrutan cada vez más.
Gracias por pasar por acá.
Saludos